En este momento estás viendo Errores de pronunciación en inglés más comunes

Errores de pronunciación en inglés más comunes

  • Categoría de la entrada:Sin categoría

En este post vamos a tratar uno de los temas que, a menudo, es la parte más difícil y complicada del inglés como es la pronunciación y los errores más comunes que podemos llegar a cometer cuando interaccionamos en este idioma. Los errores de pronunciación en inglés son uno de los principales obstáculos para alguien que pretende aprender o mejorar el idioma.  

¿Quién no ha experimentado un pequeño giro en la lengua o una sonrisa cómplice al escuchar a alguien pronunciar “sheep” como “ship”? Es uno de los muchísimos ejemplos que podríamos poner si bien, no es el único, como tampoco la pronunciación en inglés lo es.  

La pronunciación perfecta en inglés no existe, como tampoco existe en castellano u otro idioma. La mayoría de las personas que aprenden inglés, tienen como objetivo comunicarse con otros hablantes de diferentes lugares, por lo tanto, no tiene por qué ser perfecta ni existe un inglés perfecto. 

Así que uno de los desafíos más comunes que enfrentan los estudiantes de inglés son los errores de pronunciación en inglés. Como todo, la práctica constante es la clave para mejorarla. Veamos entonces, algunos de los más comunes: 

8 errores de pronunciación en inglés más comunes

  • La “th” problemática: uno de los errores más comunes es la pronunciación de los sonidos “th” en palabras como “the,” “think,” o “this”. Muchos estudiantes pronuncian “th” como “z” o “s.” Recuerden, para “th,” coloquen la punta de la lengua entre los dientes y exhálen. Intenten decir “this” en voz alta ahora mismo. 
  • Confusión entre “v” y “b”: A menudo, las letras “v” y “b” causan problemas. En inglés, “v” se pronuncia con los dientes sobre el labio inferior, mientras que “b” implica un pequeño golpe de voz. Por ejemplo, “very” y “berry” suenan diferente. 
  • Las vocales largas y cortas: Las vocales en inglés pueden ser complicadas, especialmente las vocales largas y cortas. Las vocales largas se pronuncian durante más tiempo. Por ejemplo, “seat” (largo) y “sit” (corto). ¡La duración es importante! 
  • “R” rebelde: Muchos estudiantes tienen dificultades con la letra “r” en inglés, especialmente cuando aparece al final de una palabra. La clave aquí es que la “r” no se pronuncia como en español. Es un sonido más suave, como un “r” suave en la garganta. 
  • Confusión entre “l” y “r”: Otra trampa común es la confusión entre “l” y “r.” En inglés, “l” es un sonido claro que toca el paladar con la lengua, mientras que “r” se pronuncia con una leve vibración de la garganta. 
  • “H” muda: La “h” al principio de palabras se pronuncia casi como una exhalación. No la ignoren, pero tampoco la pronuncien fuertemente. Por ejemplo, “happy” no se pronuncia como “jappy”.
  • Acentos en las palabras: Presten atención a las sílabas acentuadas en las palabras. Cambiar el énfasis puede cambiar completamente el significado. Por ejemplo, “record” (verbo) y “record” (sustantivo) tienen el énfasis en diferentes sílabas. 
  • El connected speech: cuando hablamos en inglés, es común que algunas palabras se reduzcan, que los sonidos se mezclen o que se produzcan cambios en la pronunciación para que la conversación fluya de manera más fluida y natural. Esto puede incluir la elisión de sonidos finales, la unión de palabras o la variación en el acento y el ritmo del habla. Por ejemplo, “I am” se convierte en “I’m,” y “you have” se convierte en “you’ve”. Es importante acostumbrarse a estas contracciones. 

En definitiva, una de las mejores formas de mejorar la pronunciación es hablar con personas nativas o escuchar música y programas en inglés. Esto ayudará a entrenar su oído para los sonidos y ritmos correctos y así cometer los menos errores de pronunciación en inglés posibles.